martes, 15 de septiembre de 2015

"Cómo enseñar el valor de la compasión", por Carlos Pajuelo

Seguro que a ti también te impactó hace unos días la imagen de Aylan Kurdi, el niño de 3 años cuyo cadáver en una playa de Turquía simboliza ya para siempre el drama de la crisis humanitaria siria. La periodista Ana Pastor publicó hace unos días una emotiva columna sobre Aylan que todavía nos pone los pelos de punta. También son muchos los homenajes en forma de viñeta y el orientador Víctor Cuevas publicó justamente ayer una entrada sobre los refugiados de otro tiempo. En su nueva columna para la sección "Escuela de Padres" del diario Hoy, otro orientador educativo, Carlos Pajuelo Morán considera que no debemos dejar de lado la oportunidad de educar en la compasión. Recogemos en esta entrada un fragmento de la entrada de Carlos. Puedes leerla íntegramente en este enlace


Lee el artículo completo pulsando en la imagen o en este enlace
Me gustaría retomar el tema (...) como una oportunidad más para seguir educando. Y es que creo que el mejor legado que esta impactante foto puede dejarnos, más allá que el de fustigarnos con eso de qué sociedad estamos creando y otras cantinelas que no sirven para nada, es el de la imperiosa necesidad de educar en la compasión. La necesidad de los padres de aprender, y de enseñar a sus hijos, el valor de la compasión. 


La compasión es la capacidad de comprender a los demás. Para comprender a los demás es necesario, imprescindible, abrir bien los oídos y escuchar a los otros con sus propias voces en vez de dar credibilidad a la propia opinión, generalmente prejuiciada, que tenemos de ellos. Cuando tus hijos estén comiendo, jugando o durmiendo plácidamente en su cama, recuerda cómo te gustaría que los trataran si un día parecieran sirios. Yo tengo mucho que mejorar para que mis hijos mejoren.


Carlos Pajuelo,
 orientador educativo y autor de 
Escuela de Padres en hoy.es
y del libro "Cómo sobrevivir a los suspensos de tus hijos

1 comentario:

  1. Hola. una información muy completa para enseñar el valor de la compasión... seguimos en contacto

    ResponderEliminar