martes, 15 de noviembre de 2016

¿Qué papel deben tener los orientadores para potenciar una educación inclusiva en los centros y cómo hacerlo?

Claudio Castilla, autor del blog OrientaGuía, plantea un interesante debate #orientachat a toda nuestra comunidad para esta quincena sobre educación inclusiva desde la orientación educativa. Hace unos días otra orientadora, María José G. Corell, daba esta visión sobre el tema:
"¿En qué consiste el trabajo de orientación educativa?  Se escolariza un niño que viene de otro colegio. La tutora lo acoge con la mejor predisposición: “El niño no pronuncia bien, pero se está adaptando, responde bien a las actividades, va adaptándose al grupo, etc.” Llega su expediente y con él un informe (dictamen) donde cae como una losa sobre el niño : “Retraso mental”. Procuro que la tutora no lo sepa, sigue diciéndome cosas positivas sobre el niño. De repente un día cambia su discurso : “no esto, no lo otro, ... Es que el retraso mental se nota.” ¿En qué ayudamos?" (María José G. Corell, 15-10-2016 - Fuente: Ignacio Calderón, 2016)
Y tú, ¿qué opinas? Participa en esta entrada o en los debates en paralelo que hemos abierto en redes  (en Twitter, Facebook, LinkedIn o Google+). No te pierdas la respuesta de Antonio Márquez y José Blas García.


El origen del movimiento de los modelos educativos que potencian la inclusión de los alumnos más necesitados se remonta a los años 70-80 y se afianza en los 90. 
Fuente de la imagen

Sin embargo, si hacemos un repaso a nuestras referencias legislativas, podemos comprobar como la mayoría de ellas plantean aún, implícita y casi subliminalmente, planteamientos conservadores en cuanto a la atención a la diversidad.

También en los centros seguimos concepciones y dinámicas de trabajo en las que subyace una concepción diferenciadora y segregadora. Rápidamente se piensa en que un alumno que no evoluciona positivamente es un alumno con necesidades especiales, sin mirar más allá.

El orientador se sitúa en una situación complicada de resolver. De él se espera que haga su trabajo: etiquete convenientemente al alumno y recete un tratamiento especial y específico, por supuesto en la mayoría de las veces, muy difícil de llevar a cabo en el aula ordinaria. En caso contrario, no habría hecho falta la demanda al especialista. Su trabajo y posición queda gravemente comprometida.

En este contexto y tesitura debe posicionarse el orientador. Cambiar dinámicas en un equipo de trabajo es difícil, modificar concepciones aún más.

  • ¿Qué concepciones del profesorado debemos cambiar en torno a la diversidad?
  • ¿Cómo podemos actuar para facilitar una escuela inclusiva?
  • ¿Cómo debemos plantear nuestra evaluación psicopedagógica?
  • ¿Qué metodologías o recursos podemos usar para conseguir una verdadera inclusividad del alumno en el aula?
  • ¿Qué barreras educativas debemos desmontar?
  • ¿Cómo se debe organizar la atención a la diversidad y, en concreto, el trabajo de profesores especialistas integrados en los departamentos de orientación?
  • ¿Qué papel debe tener un orientador en la educación inclusiva?
  • ¿Cómo pasar de un modelo de integración más diferenciador a un modelo de inclusión que promueva mayor igualdad?



autor del blog OrientaGuía


Enlaces relacionados propuestos por la Comunidad OrienTapas:

10 comentarios:

  1. Gracias, Claudio, por proponer este debate. Por cierto, es la entrada 800 de este blog. Hace unos años no me imaginaba que este blog pudiera llegar tan lejos! En este tiempo, hemos hablado sobre inclusión y orientación varias veces, pero tus preguntas ponen el dardo en la acción, en lo que podemos hacer desde la orientación educativa.

    ResponderEliminar
  2. Para promover modelos de escuelas inclusivas, tenemos que empezar por modificar nuestro modelo de orientación. Estamos muy anquilosados en un modelo clínico y es hora de plantearnos avanzar hacia un enfoque sistemico, que tenga en cuenta los contextos en los que se desarrolla el alumnado y no tanto el alumno en sí mismo. Y para ello, colaborar con el profesorado dentro del aula, acompañándolos, asesorándolos sobre metodologías basadas en experiencias educativas de éxito. Incluir no es dejar entrar, es dar la bienvenida

    ResponderEliminar
  3. Estoy deseando que se deje de etiquetar para excluir. ¿Cómo es posible que en un Centro pequeño de primaria en un pueblo y una zona de alto nivel socioeconómico haya diagnostica casi cuarenta alumnos y sigan pidiendo más recursos cuando tienen dos PT, un AL y otro PT compartido? Yo me vi obligada a irme del Centro de primaria en el que estaba hace seis años porque me obligaron a encerrarme en el aula de PT con casi 40 alumnos diagnosticados, etc etc. Esto son dos reflexiones. Me animaré a hacer propuestas!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por darme la oportunidad de poder escribir y expresarme en este tramo de , lineas, el papel que jugarian los Departamentos de Orientación en el Marco de una Escuela Inclusiva, como Departamento de Orientación a lo largo de todos estos años de trabajo, he intentado por lo menos que los Centros fueran más Inclusivos, más Reales, Equitativos, reduciendo las Desigualdades que se producen en nuestro actual Sistema,( barreras) las que me he encontrado ,,,,,, promulgando una Educación de Calidad, dinamizando desde el propio Departamento las acciones propuestas a todo el Centro, con valores propios Inclusivos que promovían mi tarea, que forman parte de mi personalidad: de mis valores, creencias, formas de pensar, sentir, enseñar y aprender, valores como; Compromiso, Responsabilidad,Deber, Confianza, Estudio Aprendizaje para tod@s, Respeto a la Diferencias, y a la Diversidad, la Bondad, Belleza, Colaboración, valores que transmitia en mi propia labor educativa a mi alumnado y me guiaban en mi trayectoria, en mi dirección, definiendo un destino., Necesitamos trabajar desde los propios Centros los Contextos, me atrevo a decir que el Sistema Actual de Educación no responde a las Necesidades Educativas ( Atención a la Diversidad,,) no esta preparado nuestro Modelo de Educación para dar a una Respuesta Educativa adecuada a la heterogeneidad( Inclusión) frente a esa homogeneidad ( Practicas excluyentes) que se dan en muchos Centros, como si se tratase de ciudadanos de 1º y 2º categoria, esto es indignante!!!!,La Escuela que defiendo según mis principios morales y eticos es la Escuela Publica, la Escuela Inclusiva para todos y de todos que responda satisfactoriamente a las necesidades de nuestro alumnado, intereses, motivaciones, a las Diferencias existentes de nuestra Sociedad, porque sino nos veremos en la encrucijada en la que nos encontramos Educación y Sociedad no van de la mano, necesitamos reducir las Barreras politicas, culturales, fisicas, mentales de nuestro entorno, empezando por dar pequeños pasos y acciones pequeñas que promuevan los cambios, esto no es poner una chaqueta y cambiarla por otra,de la noche a la mañana, entonces no estaremos trabajando en la construcción y en el Desarrollo de Escuelas Inclusivas, como todo Cambio lleva su tiempo, pero valdrá la pena , poneros a ello........,por eso en mi labor Educativa como Departamento de Orientación, promovia la Igualdad, Equidad, respetando las Diferencias, hay que construir un Curriculo para todos y a partir de aqui las AdaptacionesCurriulares,(ACIS) no tendrán cabida en nuestro Centro Iinclusivo, no hay que adaptar nada si tenemos un curriculo para tod@s donde tod@s los alumnos investigan sobre la impiortancia del agua, TOD@S,SINO hablamos de EXCLUSIÓN, no hay que modificar elementos preescriptivos del curriculum , no es necesario, lo que hay que trabajar es el Contexto, las barreras culturales, sociales, politicas, mentales, curriculares, organizativas, y los propios desajustes del Sistema Educativo ,,,,,, y redefinir , repensar puestos de trabajo que sean acordes, justos, sin ascensos , promulgados por amiguismo), enchufes de todo........, esto es vergonzoso, que el propio Sistema establece,,, así muchas veces he visto practicas educativas que hacen más daño que bien , separando al alumno del resto de alumnos, de su grupo de referencia,, esto no es posible en la ESCUELA iNCLUSIVA, estamos segregando ( categorización, clasificación, etiquetas practicas educativas) que se han quedado obsoletas, invito a la Comunidad Educativa a que reflexionen sobre lo que enseñan, a sus alumn@s , si es coherente con sus valores , con sus formas de pensar, si es lo que quieren para sus hijos , que reciban, hay que formar a personas,especialización y Formación, y que a traves de la reflexión del estudio, y del conocimiento, sepan discernir lo que esta bien , y lo que es incorrecto, para que no nos tomen el pelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adelante sino os invito a que propicieis el Cambio es un proceso interno que tiene que salir de cada uno, pero podeis daros por satisfechos si podeis contagiar a alguien con vuestras idea,, formas de pensar ,, entonces a partir de aqui poneros a trabajar en un Plan de mejora en vuestro Centro, no hay como ser uno mismo con nuestros errores y aciertos, con valores Inclusivos , desde el Departamento de Orientación desde el aula desde el propio Entorno, siendo esa brujula para guiar el Aprendizaje para que llegue a tod@s, Un saludo POR una Escuela Inclusiva! que Respete la Diferencia!!! por Un Cambio en nuestro actual Sistema Educativo.

      Eliminar
  5. Me parece una cuestión muy interesante la que se nos plantea en Comunidad Orientapas. De hecho, llevo tiempo reflexionando sobre esta cuestión y con ganas de escribir algún post. Para iniciar este debate respondo a las preguntas de Claudio Castilla una a una, aunque grosso modo:
    ¿Qué concepciones del profesorado debemos cambiar en torno a la diversidad? Esta es la cuestión más difícil de todas. El profesorado en general es el más difícil de cambiar ya que trae consigo una cultura exclusiva muy arraigada. Quizás las propuestas de cambio deberían venir más de la parte directiva que de los orientadores.
    ¿Cómo podemos actuar para facilitar una escuela inclusiva? La mejor de las formas es ofrecer herramientas a los docentes que les lleven a propiciar prácticas inclusivas en las aulas. Esto se contesta con las demás preguntas.
    ¿Cómo debemos plantear nuestra evaluación psicopedagógica? La evaluación psicopedagógica debería orientar más sobre las fortalezas del alumno y sobre la forma en que los docentes pueden derribar las barreras que sus propios métodos del aula le ponen. Centrar la evaluación psicopedagógica en los cambios que deberían darse en el aula para que el alumno pueda participar.
    ¿Qué metodologías o recursos podemos usar para conseguir una verdadera inclusión del alumno en el aula? Jose Blas Garcia Pérez propone en su último post los cuatro pilares básicos para la inclusión: el ABP, la enseñanza multinivel, el aprendizaje cooperativo y la docencia compartida. http://www.jblasgarcia.com/…/en-educacion-la-inclusion-es-e…
    ¿Qué barreras educativas debemos desmontar? Todas aquellas que propongan que el alumno no puede seguir el currículo por su problema particular. Cualquier sistema que no sepa atender a sus alumnos es un sistema fracasado. La primera barrera que hay que desmontar es creer que la atención inclusiva es una cuestión de gustos que el docente puede elegir o no según sea o no partidario de ella. Es una cuestión obligada.
    ¿Cómo se debe organizar la atención a la diversidad y, en concreto, el trabajo de profesores especialistas integrados en los departamentos de orientación? Sin lugar a dudas a través de dos estrategias fundamentales: la docencia compartida y la creación de una red de apoyos del centro (sistemas de refuerzos, apoyos de familias, asociaciones sin ánimo de lucro, desdobles...) para facilitar la no salida de los alumnos a aulas segregadoras. Todo unido con una fuerte dosis de coordinación.
    ¿Qué papel debe tener un orientador en la educación inclusiva? Debe tener un papel central, igual que lo tiene actualmente en la acción tutorial o la orientación vocacional. Desde mi punto de vista los orientadores han ido relegando la atención a la diversidad en pos de estas otras dos funciones, sobre todo en secundaria. El orientador debe ser el principal dinamizador de las políticas inclusivas en los centros, y los docentes de atención a la diversidad deben ser los principales dinamizadores de las prácticas inclusivas en las aulas.
    ¿Cómo pasar de un modelo de integración más diferenciador a un modelo de inclusión que promueva mayor igualdad? El paso debe ser lento, planificado, coordinado y sobre todo con una formación previa intensa. No se puede cambiar (des-aprender) toda esta cultura previa en un día.
    Espero que os resulten de interés mis apreciaciones.

    ResponderEliminar
  6. ¿Cómo se debe organizar la atención a la diversidad y, en concreto, el trabajo de profesores especialistas integrados en los departamentos de orientación? Gracias Claudio Castilla​ y Antonio Márquez​ . Me gusta esta sinergia que estamos creando , y por fin, haciendo visible a través de la red que indica claramente la necesidad de reflexionar qué educación hacemos y poder replantear qué educación queremos Hace unos día publicaba post a raíz de mi y participación en las Jornadas Educación Inclusiva en San Javier, y en mi reflexión me asaltaba la vehemencia de entender que a día de hoy, para hacer efectiva la inclusión en la Educación necesitábamos , lo que en ese momento me asaltó a la mente como las 3 revoluciones. - http://www.jblasgarcia.com/2016/11/en-educacion-la-inclusion-es-el-gran.html

    La primera Cultural, pues todavía conservamos los rasgos de una escuela que excluye y que deposita la dotación y gestión de recursos y normas la esperanza de la integración, sin un apostar por un cambio de esa cultura docente que cree en la homogeneidad de los grupos como la fortaleza de su capacidad de transmisión de los conocimientos. Así, agrupamos, reagrupamos, apoyamos, desdoblamos, flexibilizamos... y perdemos el norte inclusivo del aprendizaje con todos, en participación con todos y aprendiendo todos.

    La segunda revolución, entronca también con la reflexión de Claudio: la social. Es decir, cómo organizar los centros para que todas las acciones que en la comunidad se desarrollen, sean inclusivas. Los recreos son inclusivos? la organización y distribución de los alumnos por cursos? la participación del profesorado? la organización horaria.? Qué exigir a la administración para hacer que la norma no sea exclusora desde la base. Desde adaptaciones curriculares hasta la creación de aulas específicas. Una revolución que sólo vendrá después de haber superado la anterior en un apuesta decidida de transformación organizativa . Sin dejar de ver la ética profesional que nos mueve a transformar el contexto social. Hacer visible nuestras acciones , abrir el centro inclusivo a una sociedad que necesita aprender a serlo. Acciones de aprendizaje servicio desarrollarán en nuestro alumnado la suficiente empatía para que la sociedad se rinda..y el empuje generacional a no volver hacia atrás.

    Y por último , la revolución metodológica, del que ya hemos hablado, sabiendo que sin las revoluciones anteriores ( cultural y organización social) será difícil hacer que los docentes apuesten por una metodologías que le exigirán haberse librado de una mochila que les carga y atenaza.

    Me gusta mucho y sumo a la revolución social la propuesta de Antonio Márquez en la creación de una red de apoyos internos y externos; horizontales y verticales; voluntarios y profesionales..que colaboren en que la revolución sea rápida, pues irrenunciable y necesaria .. ya lo sabemos que es.
    #revoluciónInclusiva

    ResponderEliminar
  7. Desde la perspectiva de una asociación, os podemos dar nuestra perspectiva a las preguntas a las que tenemos que cambiar: ¿Qué concepciones del profesorado debemos cambiar en torno a la diversidad? .- Tanto en el profesorado, como en el equipo directivo, como en el personal de servicios(y sobre todo, en la administracion educativa) hay que creer de veras en la inclusión como algo positivo para la formación del alumnado (de todo el alumnado). Probablemente haya que reflexionar sobre el sentido propio de la educacion como mecanismo de adquisición de conocimientos, o como una escuela de vida para la felicidad del individuo en sociedad.
    ¿Cómo podemos actuar para facilitar una escuela inclusiva? - Deberíamos permitir mayores facilidades a la colaboración con padres, asociaciones, y profesionales del ámbito sanitario, etc. Igualmente, deberíamos intentar implicar a todas las familias en el desarrollo emocional y social de todos los niños, de modo que no se limite cada uno a defender lo suyo. Si no que todos juntos construyan una realidad saludable y positiva
    ¿Qué barreras educativas debemos desmontar? El profesor es el primer frente de batalla, pero hay muchas y en todos los ámbitos. No sólo en la escuela, sino también a menudo en la inspección, y la administración educativa. Incluso en las familias de los alumnos no NEE, o incluso, entre estas mismas. Todos debemos ser conscientes que cada niño NEE o no, es único e irrepetible y tiene derecho a la mejor educación. Los alumnos NEE tienen a su vez un derecho reforzado a la equidad necesaria para poder disfrutar de su derecho a la educación.
    ¿Cómo se debe organizar la atención a la diversidad y, en concreto, el trabajo de profesores especialistas integrados en los departamentos de orientación? Coincido con Antonio Marquez en la necesidad de implicar a todas las partes en los procesos educativos de los alumnos NEE. Muchas veces encontramos que los padres y profesionales están deseando ayudar, y los tutores están desando recibir esa ayuda, pero existen toda clase de obstáculos formales (a menudo inconsistentes, o puramente teóricos) que lo impiden o dificultan. La claves es sumar esfuerzos bajo la coordinación del profesional educativo.
    ¿Qué papel debe tener un orientador en la educación inclusiva? --En nuestra opinión, al igual que los padres son los responsables de las decisiones en el ámbito familiar, y delegan - y supervisan - las decisiones médicas en el profesional correspondiente (el psiquiatra o psicologo clínico ) , en él ambito escolar debe haber una figura única responsable de la inclusión de los alumnos NEE. Y esa persona, que debe (en nuestra opinión) tomar el liderato de la actuación inclusiva, es, precisamente, el orientador. El es el profesional encargado de contagiar a todos de la revolución inclusiva. Debe tener firmes capacidades de comunicación, trasparencia, y empatía (y probablemente, inagotables fuentes de paciencia)
    ¿Cómo pasar de un modelo de integración más diferenciador a un modelo de inclusión que promueva mayor igualdad? Coincido con Antonio Márquez que el paso debería ser lento, planificado, coordinado y sobre todo con una formación previa intensa. Sin embargo, atendido el pais en el que vivimos y nuestra tradición legislativa, tememos que ello se hará realidad a toda prisa y por decreto, tras los golpes de sucesivas sentencias judiciales, y artículos de prensa. Esperamos que os parezca de interés un punto de vista desde otra óptica.

    ResponderEliminar
  8. Creo, como habéis dicho, que tenemos que replantearnos muchas prácticas orientadoras, empezando por la evaluación psicopedagógica, el censo NEE (aún muy anclado en un modelo clínico),el concepto de Nivel de Competencia Curricular es demasiado simplificador, así como el concepto de ACI significativa, y el modelo de respuesta educativa especializada de PT...
    Creo q tenemos q abordarlo, al igual que el PAT, con tres grandes líneas:
    - intervención y colaboración con las familias.
    - potenciar las redes de ayuda naturales: entre iguales, entre profesores, entre voluntarios y entidades...
    - asesoramiento y empoderamiento del profesorado de una forma continuada, realista y práctica; con humildad.

    Así lo intentamos desde un Grupo de Trabajo en Sevilla Este, impulsado por un profesor del Filosofía: "Plan Quijote", lo llamamos

    ResponderEliminar