miércoles, 22 de mayo de 2013

¿Qué opinan otros educadores/as sobre los orientadores/as educativos/as?

Enlace al Grupo de Orientadores en LinkedIn
Hace un par de días publiqué una entrada titulada "¿Qué opinan los alumnos sobre sus orientadores/as educativos/as?". Esta entrada ha generado cierto debate entre agentes educadores (maestros/as, profesores/as, famiias, ...) en LinkedInen Twitter, animado sobre todo anoche por el orientador Víctor Cuevas.



He recogido en un nuevo Storify algunas de esas opiniones, para tomar nota de ellas y reflexionar sobre la práctica profesional de la orientación educativa:


Parece que casi lo mismo que decía en la entrada sobre los alumnos es aplicable aquí:
  • - Algunos agentes educadores ven a los orientadores como figuras innecesarias o desconectadas de los problemas y la realidad. 
  • - No siempre se comprende bien el rol de los orientadores educativos en los centros. Se les ve a veces como demasiado ocupados en historias poco útiles o simplemente desbordados por un sinnúmero de funciones.
Como también recordaba en el artículo anterior, lejos del inmovilismo, pretendo que estas críticas nos lleven a una reflexión común para la mejora educativa. Personalmente creo que hay dos problemas centrales para que haya tantas opiniones negativas:
Fuente: Pixbay - CC

  • Uno es la falta de profesionalización real de este perfil. No creo que el problema sea que "convivan" pedagogos, psicopedagogos y psicólogos, sino que "convivan" profesionales poco preparados y sin falta de implicación con otros que sí se lo toman en serio y no paran de completar su formación y conocimientos. En definitiva, hay muchas buenas prácticas pero también muchas malas prácticas. El de orientador es un puesto dinámico en el que siempre hay que estar actualizándose, reinventándose, poniéndose al día. Y, paradójicamente, no todos los profesionales en educación muestran ese interés en seguir aprendiendo. Tampoco los criterios del "sistema de selección" de profesionales ayudan demasiado a una mejora.
  • La segunda cuestión es tener que abarcar tantas funciones en un tiempo limitado, con una ratio de alumnos alta y con un modelo que no siempre se adapta a las necesidades de los centros y su alumnado. Siempre defiendo que habría que distribuir funciones. Igual que hay especialistas en PT o AL, los departamentos / equipos de orientación deberían de tener especialistas en evaluación psicopedagógica, en orientación académica y profesional, en prevención, ... Es muy complicado que un solo profesional tenga tiempo en su jornada para atender todas las demandas de cada una de las funciones que se le asignan. El reto es conseguir un equipo multiprofesional que sea capaz de trabajar  "desde dentro", sin la distancia y descontextualización inherente en muchos equipos externos.
Me gustaría saber qué piensas sobre este tema. El debate sigue abierto en LinkedIn y en Twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario