domingo, 7 de diciembre de 2014

Los docentes del futuro, ¿serán neuroeducadores?

F. Mora - vía UPV
Durante las XIV Jornadas de Orientación de la Universidad Politécnica de Valencia, celebradas el pasado 27 de Noviembre, Francisco Mora Teruel, catedrático de Fisiología Humana en la Universidad Complutense de Madrid, fue el ponente principal. El profesor Mora habló de "Neuroeducación y cerebro". Rescato en esta entrada algunos apuntes localizados en red a partir de la ponencia y de otros enlaces que se ofrecen más abajo. Puedes ver la ponencia completa en la página de la UPV.

  • En el futuro habrá un neuroeducador en cada colegio: una persona entrenada, con una perspectiva interdisciplinar, capaz de hacer de puente entre los conocimientos que ahora tenemos del cerebro y de cómo funciona, y los maestros.
    • El 23% de los niños tiene algún problema que afecta a su rendimiento escolar, desde trastornos «pequeños y sutiles» que interfieren de alguna manera en el proceso educativo, hasta el «sobrediagnosticado» déficit de atención.
    • La neuroeducación es un marco en el que colocar los conocimientos del cerebro y cómo éste interactúa con el medio que le rodea en su vertiente específica de la enseñanza y el aprendizaje.
    • La neuroeducación apuesta por la integración de las ciencias de la educación con el estudio del desarrollo neurocognitivo de los alumnos.
    • Aunque hoy por hoy la neuroeducación es una disciplina que no se enseña de forma reglada en España, algún día esto cambiará. Los actuales planes de estudio universitarios de Magisterio no son adecuados para formar a maestros capaces de estimular, emocionar e impactar a los alumnos, tal y como la sociedad demanda.
    • Recordamos mejor lo que se sale de la rutina, lo que tiene una impregnación y un color emocional. 
Imagen vía NeuroPereyra
  • Algunas aclaraciones sobre el cerebro y el aprendizaje desde la neuroeducación:
    • A los 18 años no está ni mucho menos configurado el cerebro, que alcanza su madurez a los 26 o 27 años.
    • Es falso que sólo se utilice el 10% del cerebro, que la gimnasia mental sea efectiva o que, a los 18 años, las personas tengan configurado definitivamente el cerebro. Se alcanza la madurez cerebral a los 26 o 27 años, cuando empieza el envejecimiento.
    • El bilingüismo y el trilingüismo ayudan a construir más árboles dendríticos en el cerebro. Se ha estudiado que los niños bilingües son más capaces a la hora de tomar decisiones y de realizar funciones mentales complejas. Las personas bilingües tienen más habilidades en cuanto a autocontrol, inhibición y foco emocional y, a la larga, supone una reserva cognitiva contra los procesos de demencia.
    • La meditación transforma el cableado cerebral. Supone un entrenamiento para rechazar lo que no interesa, para concentrarse y vencer las distracciones.

Una profesora de mi centro me preguntaba hace poco sobre mi opinión respecto a la neuroeducación. Creo que los educadores debemos estar pendientes de los avances en este campo aunque aunque no creo que en ningún caso debamos dejar de lado la "formación pedagógica clásica". En realidad, con o sin base neuropsicológica, las ideas básicas sobre cómo educar, cómo enseñar y cómo aprender, están ya escritas. La innovación pasa por releer, re-escribir y, sobre todo, aplicar en el aula lo que ya sabemos. No espero de la neuroeducación ideas radicalmente nuevas, pero sí sigo con interés los avances de este campo.

Y tú, ¿crees que en el futuro seremos "neuroeducadores"? ¿Está esta disciplina suficientemente desarrollada para que podamos aplicarla en las aulas? Puedes añadir un comentario.




Enlaces relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario