domingo, 9 de febrero de 2014

La orientación académica y profesional en educación para adultos

Al hablar de orientación académica y profesional se suele pensar en la adolescencia. Ramón Paraíso ha compartido con OrienTapas una entrada de su blog "De Vuelta" en la que destaca la importancia de la orientación en la Educación para Adultos.




¿Hacia dónde? La importancia de la orientación académica
Seguramente nunca se ha hablado tanto de educación como a lo largo de los últimos años. Nos gusten o no los motivos por los cuales esto es así, la educación está en el centro del debate público y, en este sentido, la formación de personas adultas no es una excepción. De hecho, la crisis económica ha tenido un efecto directo y claramente visible en la formación de adultos. Muchas personas con niveles de cualificación profesional elementales (aunque también profesionales con estudios medios y superiores) se han visto expulsadas de un mercado laboral que hizo trampas durante años mostrándose sólido y generoso. Una vez fuera de él, ¿cómo retomar su formación?, ¿por dónde tirar? 
En este contexto de cambio es donde resulta imprescindible una buena orientación académica y profesional. Una parte importante del alumnado que se dirige a los centros de adultos tiene un sentimiento en común: se encuentran perdidos. En algunos casos, porque hace años -incluso décadas- que finalizaron sus estudios; en otros, simplemente, porque desconocen los recursos a su disposición para reemprender su formación. Existen numerosas posibilidades, opciones y variantes para volver a reintegrarse al sistema educativo. Pero a veces es precisamente la complejidad del mapa educativo la que desorienta a quienes pretenden retomar sus estudios.
Resulta fundamental, pues, dedicar tiempo a orientar al alumnado. ¿Cuál es su bagaje académico y profesional?, ¿cuáles sus intereses y expectativas profesionales?. Una orientación rigurosa debe atender también a cuestiones materiales. ¿Trabaja o está desocupado?, ¿dispone de tiempo o tiene obligaciones que limitan su disponibilidad? La respuesta a estas preguntas será la primera piedra sobre la que empezar a construir (o reemprender) su propio itinerario educativo.  
Así pues, quizá uno de los mejores servicios que puede prestar un centro de adultos es precisamente el de orientar a aquellas personas que, desde distintos puntos de partida e intereses, se plantean retomar sus estudios. Servicios de orientación bien coordinados, accesibles a la ciudadanía y atentos a sus necesidades y demandas que deben ser una ventana por la cual asomarse al amplio y diverso panorama de recursos que ofrece la formación de las personas adultas.











Enlaces relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada