domingo, 13 de octubre de 2013

Buzón del Tuitorientador (3): "Creo que los orientadores son el cáncer de los institutos"

Uno de los 4 objetivos del proyecto "Tuitorientador de Guardia" es "clarificar el rol y las funciones del orientador/a educativo/a cuando se menciona en Twitter a este profesional y potenciar la confianza social en la profesionalidad de los orientadores." Compartimos una nueva cuestión en esta sección del "buzón del tuitorientador de guardia", en este caso planteada directamente a través de Twitter por Daniel, profesor de Secundaria en Murcia. Puedes aportar tu granito de arena añadiendo un comentario.

No es el objetivo del Equipo de Tuitorientadores de Guardia (ni de quienes han participado con sus ideas) cargar contra una persona en concreto, sino clarificar nuestro papel. El comentario de Daniel es una opinión mostrada de manera pública y abierta en su cuenta de Twitter y, por tanto, visible por cualquier persona, usuarios o no de esta red social. Por eso intentamos ofrecer también una respuesta pública y abierta.




DATOS DE LA "CONSULTA":
- Profesor de Secundaria en la Región de Murcia.
- Considera que la nueva ley de educación, la LOMCE, debería "haber cortado las alas a los orientadores educativos" porque son "el cáncer de los institutos de Secundaria".

¿RAZONES PARA SU AFIRMACIÓN?
- Los orientadores etiquetan en exceso a los alumnos: quien más, quien menos, ya es ACNEAE.
- Incremento de burocracia: los orientadores hacen que aumenten los "papeles" que hacen los profesores y tutores.
- Los orientadores contribuyen a la ausencia de planes de acción tutorial realistas.
- Los orientadores sobreprotegen al alumnado.
- Los orientadores apoyan más a las familias que a los docentes.



RESPUESTA DEL EQUIPO DE TUITORIENTADORES DE GUARDIA

"Los orientadores etiquetan en exceso a los alumnos: quien más, quien menos, ya es ACNEAE." 
Silvina Paricio: "Creo que no has entendido bien cuáles son sus funciones. ¿Quién se ocuparía de la atención a la diversidad si no existiesen los orientadores?"
Luz Pérez: "Para mí la etiqueta a un alumno significa que ese alumno sea tenido en cuenta y se le proporcione una respuesta educativa que no se le está dando, o que no está funcionando. Detrás de muchas etiquetas de ACNEAE, también hay muchas veces una escasa reflexión sobre las metodologías que se están desarrollando en el aula (muchos alumnos no necesitarían un apoyo específico en aulas con más flexibilidad)."
Miguel Ibáñez: "Las etiquetas las ponen los "ojos" con que se miran"
Paloma López Garrido: "Los ACNEAE vienen definidos en la legislación. El orientador facilita recursos".
Isabel Guillén Romera: "La evaluación psicopedagógica es un proceso complejo que surge de una demanda, si la orientadora evalúa a un alumno, es porque alguien ha detectado que algo no va bien, generalmente, la familia o el profesorado. A partir de aquí la orientadora coordina un proceso para determinar qué dificultades y qué necesidades tiene el niño, y afortunadamente, gracias a esto, muchos niños disponen de los recursos que necesitan. Evidentemente, el profesorado tiene parte en este proceso, no sólo aporta información, sino que tras la misma, quizá tenga que cambiar algunas cosas en su clase."
Rafael López Azuaga: "Puedo entender la crítica de que algunos "etiquetemos" demasiado. Yo creo que esto depende de los referentes teóricos de esa persona. No tiene que ver que porque sea de Psicología vaya a ser más conservador y positivista, porque conozco a muchos que son incluso más constructivistas e innovadores que los psicopedagogos. Pero algunos, cierto es, tendrán su ideología sobre cómo debe llevarse a cabo la educación especial. Existen tres modelos: Segregador, Integrador e Inclusivo. Algunos puede que prefieran etiquetar por "miedo" a cambiar lo que habitualmente se hacía en sus tiempos, y tenga miedo de que no pueda seguir el ritmo de la clase o que perjudique a otros. Y luego algunos se piensan que todos los que tengan esa "etiqueta" son iguales y aplican las orientaciones como si fuesen "recetas". No estoy a favor del etiquetaje. Yo soy más del modelo interaccionista y del enfoque sociocultural, y propongo más bien establecer hipótesis explicativas sobre lo que realmente le sucede (potencialidades y necesidades) en vez de decir "es Síndrome de Asperger y punto". Un ejemplo de hipótesis sería: "Tiene dificultades para relacionarse adecuadamente con sus compañeros-as", y ahí está la clave de la intervención, porque seguramente tendrá sus dones."
Francisco Torregrosa: "Creo que el orientador no debe pasar tantas pruebas y sí trabajar más con el alumno de una forma más cercana."
Lluís Tomàs (profesor): "El profesorado "ordinario" rara vez ha intentado ponerse en la piel de sus alumnos/as y decidir cuál seria su nivel de "esfuerzo" y "compromiso" si con las circunstancias personales (entorno familiar, afectivo, social, grupal, ...) y académicas (materias, trabajos, tiempos, mobiliario escolar, entorno, ...) sería capaz de cursar con "aprovechamiento" el total de las materias."
Alberto del Mazo: "Los orientadores no están para etiquetar alumnos. El objetivo de la evaluación psicopedagógica es lograr una atención más personalizada y adaptada a las necesidades de cada alumno. Un buen/a orientador/a va más allá de las etiquetas y se preocupa por la atención a la diversidad del alumnado. Es cierto que, tristemente, sin "esas etiquetas", los alumnos no tienen acceso a recursos de apoyo como la intervención de profesionales de Pedagogía Terapéutica (P.T.) y Audición y Lenguaje (A.L.)".

"Incremento de burocracia: los orientadores hacen que aumenten los "papeles" que hacen los profesores y tutores."
Luz Pérez: "Al igual que la mayoría de mis compañeros orientadores, somos los primeros en quejarnos de la excesiva burocratización a la que la administración nos somete, no obstante, entiendo que hay un "papeleo" imprescindible que sirve para comunicar y compartir con el resto de compañeros, y por supuesto con las familias, nuestra actuación con los alumnos, especialmente en los casos de alumnos con riesgo de quedar descabalgados del sistema."
Paloma López Garrido: "Los orientadores no hacen que aumenten los papeles. Somos "intermediarios" de la administración"
Mábel Villaescusa: " La burocracia es un lastre para los orientadores y es impuesta por la administración".
Francisco Torregrosa: "El trabajo del orientador no debería ser tan burocrático sino más práctico. Yo decidí dejar la docencia y la orientación educativa por diferentes motivos pero sobre todo porque, en general, la burocracia en general no sirve para nada; las cantidades de reuniones al cabo de la semana no sirven para nada, ya que se podían dedicar más horas al alumnado; los rollos que se montan los compañeros sólo sirven para crear malestares entre todos."
Rafael López Azuaga: "Con el aumento de burocracia, me imagino que se refiere a la evaluación psicopedagógica. Es cierto que aquí el tutor debe colaborar con el orientador, elaborando algunos documentos como los Informes de Derivación, diarios de clase, listas de control, escalas de estimación, registros anecdóticos, evaluaciones, cuestionarios dirigidos a padres y madres, actas de tutorías, etc., o por ejemplo que los padres firmen los dictámenes de escolarización o si aceptan que su hijo se incorpore a un Programa de Diversificación Curricular. Son algunos ejemplos, pero creo que hay que pensar en nuestros alumnos-as y que esto es para conseguir que sean educados en igualdad de oportunidades y consigan desarrollar sus competencias básicas."
Alberto del Mazo: "No son los orientadores los que aumentan el "papeleo", sino la administración. Muchos de esos papeles son necesarios: sin planificación la intervención educativa se diluye y se convierte en "buenas intenciones de pasillo". Muchos orientadores y orientadoras tienen la sensación contraria: casi nadie lee sus informes y orientaciones, que, pese al trabajo que llevan detrás, caen en saco roto."
Isabel Guillén Romera: "Hasta las narices estoy yo de burocracia, si supieras el tiempo que pierdo con ello, y como te he dicho antes, la mayor parte de ese tiempo no es en horario de trabajo, pero de verdad, no es mi culpa ni de ningún orientador, es de la Administración, esto no lo voy a explicar más, creo que es algo evidente para quien conozca la legislación."

"Los orientadores contribuyen a la ausencia de planes de acción tutorial realistas." 
Mábel Villaescusa: "Los orientadores intentamos que la tutoría sea lo más útil posible".
Miguel Ibáñez: "El Plan de Acción Tutorial no es del orientador, es del centro"
Paloma López Garrido: "El PAT, como documento programático, depende del centro, en concreto de los tutores".
Isabel Guillén Romera: "El PAT, es uno de los planes que más puede ayudar a los alumnos. No se cómo lo hacéis en tu centro, pero en el mío, es un plan contextualizado en el que participan tutores, orientadora, alumnos y familias (de las que escuchamos sus opiniones, dificultades e inquietudes, y si observamos que hay un tema que es necesario trabajar, lo incluimos como línea del PAT). Todos aportamos nuestro granito, a final de curso, lógicamente evaluamos el plan, aunque eso implique burocracia y cumplimentar papeles, pero es enriquecedor para todos, reflexionamos y nos permite saber qué ha servido y qué no, permite también plantear un plan realista y funcional a principio de curso, que es cuando, teniendo en cuenta esta evaluación, hacemos una actividad tanto con alumnos como con tutores sobre el balance del curso anterior y las expectativas para el presente en relación a la tutoría. Por supuesto este plan es flexible y puede haber cambios a lo largo del curso. Creo que desde esta perspectiva, los orientadores, que coordinamos el PAT, contribuimos al establecimiento de planes realistas."
Rafael López Azuaga: "¿Planes de acción tutorial surrealistas? Que yo sepa, se realizan partiendo del análisis del contexto sociocultural y económico de nuestro centro educativo, y conectado con los objetivos marcados por la legislación educativa. Otra cosa es que necesitemos más formación para llevarlos a cabo, no solo a nivel de conocimientos, sino de habilidades personales (iniciativa, autonomía, paciencia, etc.)."
Alberto del Mazo: "Sin un plan de acción tutorial, la tutoría se convierte en algo hueco, sin objetivos ni contenidos. Tienes razón en que los planes de acción tutorial deben ser realistas y aplicables pero tal vez olvidas que los tutores también deberían contribuir en la realización de esos planes. Muchos orientadores se encuentran a veces con tutores que quieren "recetas" ya hechas, en lugar de participar activamente en la acción tutorial. En cualquier caso, si eres tutor, puedes adaptar esos planes a tu aula, los planes no son documentos inamovibles."

"Los orientadores sobreprotegen al alumnado."
Mábel Villaescusa: "Los orientadores tratamos de fomentar, junto con las familias y profesorado, la autonomía de los alumnos (por ejemplo dando herramientas y enseñando a auto-orientarse y autoevaluar sus aprendizajes)"
Isabel Guillén Romera: "Uffff, me paso el día hablando de los efectos negativos de la sobreprotección, en fin, no entiendo esto, quizá sería interesante que nos explicaras, qué entiendes por sobreprotección. Yo guío, oriento, ayudo y asesoro al alumno, después él toma sus propias decisiones, justo lo contrario de sobreprotección."
Francisco Torregrosa: "Nadie debe sobreproteger a los alumnos sino ayudarles a ser autosuficientes y a saber enfrentarse al día a día. Por eso decidí no trabajar como orientador educativo y por eso decidí no trabajar como docente, ya que todos quieren saber más que nadie anteponiendo las necesidades de los alumnos, a los que no nos paramos a escuchar qué es lo que necesitan de todos nosotros."
Lluís Tomàs (profesor): "El profesorado "ordinario", en su inmensa mayoría, sigue pensando que su función es la de rellenar con contenidos académicos la cabeza de "sus" alumnos y que la metodología a emplear es la que con ellos (el profesorado "ordinario") funcionó a la perfección, por tanto el problema es del/a alumno/a que no se "esfuerza" lo suficiente. El profesorado "ordinario" debería preguntarse a sí mismo/a qué aporta de "útil" la materia que imparte al alumnado, porque a diferencia del alumnado de hace unas décadas, el alumnado de hoy en día es bastante más pragmático y cuando ve una utilidad (directa) en aquello que ha de trabajar se pone a ello con ansia y tesón. El profesorado "ordinario" debería saber (puesto que estudió y aprendió con aprovechamiento) que su función incluye altas dosis de pedagogía ya que bajo todo el temario que "imparte" subyace lo que realmente "quedará" en el/a alumno/a, es decir las Competencias Básicas, que muy resumido viene a ser la habilidad para desenvolverse en entornos cambiantes y complejos al ser capaces de interpretar las situaciones, identificar las necesidades, encontrar las herramientas e información necesarias y dar una respuesta coherente y suficiente a aquello que se le ha planteado."
Alberto del Mazo: "La labor de todos los educadores es "proteger" a los alumnos. La prevención y el desarrollo es un objetivo compartido y que no admite discusión. ¿Sobreproteger? Tendrías que explicar que entiendes por sobreprotección."

"Los orientadores apoyan más a las familias que a los docentes."
Isabel Guillén Romera: "¿cómo?¿ Esto va de bandos? Creía que todos remamos en el mismo barco. Perdóname pero esto, con todo mi respeto, es una tontería."
Francisco Torregrosa: "El orientador no debe decantarse ni por el profesorado ni por las familias sino trabajar con ambas partes."
Mábel Villaescusa: "No creo que apoyemos más a unos o a otros, sino que trabajamos con unos y con otros según las necesidades y demandas."
Lluís Tomàs (profesor): "El profesorado "ordinario" cree que si el/la alumno/a no se esfuerza, es la familia quien debe coaccionar al/a alumno/a para que se esfuerce y comporte."
Alberto del Mazo: "No, los docentes no tienen siempre la razón. Tampoco las familias. Ni los orientadores. Cada uno tiene sus razones, su forma de ver y hacer. Los orientadores intentan mediar en muchos conflictos para llegar a acuerdos y que todos podamos actuar en la misma línea."
Miguel Ibáñez: "En orientación lo bonito es lo difícil: sólo no puedes hacer casi nada".

"La LOMCE debería cortar las alas a los orientadores. Son el cáncer de los institutos."
Varios orientadores: "Hay comentarios que no merecen la pena ser comentados."
Pablo Rodríguez: "El cáncer de la enseñanza son los docentes que culpabilizan a otros de su ineptitud."
Mábel Villaescusa: "Me sorprenden los argumentos de Daniel: me parecen más propios de otros tiempos. Desde luego como en todas las profesiones hay buenos y malos profesionales y hay distintos estilos de hacer nuestro trabajo ¡ah! y también nos equivocamos a veces. Pero, por lo general, los orientadores que conozco (y por aquí también somos muchos)  tratamos de ser útiles y facilitar las tareas, nos consideramos uno más en los centros y trabajamos con alumnos, profes y familia para que el alumno, protagonista siempre de esta historia, desarrolle al máximo sus capacidades y tenga una adecuada orientación personal y académica. Habrá que pensar qué no hacemos bien para que siga prevaleciendo esa imagen, pero diciendo que somos "El cáncer del instituto", me parece, Daniel, que nos das más importancia de la que tenemos."
Isabel Guillén Romera: "Afortunadamente, menos con un profesor el primer año que trabajé, jamás he sentido ni he percibido que ningún docente tuviera esa concepción de mi trabajo como orientadora, que además, me entristece y apena, muy al contrario, en mi departamento siempre hay algún compañero/a, padre/madre o alumno/a solicitando alguna consulta, hasta tal punto, que todo ese trabajo burocrático del que nos culpa Daniel, lo tengo que hacer en casa, y hasta tal punto también, que por ponerte un ejemplo, estas dos semanas anteriores, han venido tres exalumnos y una madre de una exalumna a pedir mi consejo y orientación, cosa de la que, por cierto, me siento muy halagada, porque eso significa, que en algo ayudamos. Deberíamos preguntar a Daniel si se ha parado a pensar que los tiempos cambian, y que el profesor como mero transmisor de conocimiento, que da clases magistrales a los alumnos, que cuanto más callados están mejores alumnos son, que utiliza el libro como sí fuera la Biblia y no es capaz de utilizar distintas metodologías, para alumnos diversos, que no se actualiza ni se forma si lo mataran, bueno si, para el suplemento de los sexenios,...(podría seguir hasta el infinito), de los que conozco a unos cuantos, y no por ello sería capaz de decir que "los docentes son el cáncer del sistema educativo"), es un docente que contribuye cero a la educación de nuestros chavales, que piden a gritos un cambio educativo. No sé con qué ni con cuántos orientadores habrás trabajado, quizá te hayas encontrado con un mal profesional, porque en esto es como en todas las profesiones, hay de todo, pero creo que has hecho una generalización, que como todas las generalizaciones, es poco acertada. Ojalá te haya aclarado algo sobre las funciones de los orientadores."
Luz Pérez: "Me da la sensación de que detrás de las razones de Daniel, hay un trasfondo de que los orientadores complicamos las cosas. Quizás su experiencia con algún profesional de la orientación ha sido realmente tan desafortunada, pero generalizar de esa manera es poco objetivo e injusto. Yo desde luego en mi trabajo como orientadora siempre intento facilitar las cosas, a los compañeros, a las familias, y desde luego a los alumnos, que son el elemento fundamental del sistema."
Francisco Torregrosa: "Yo no pienso que el orientador sea el cáncer del instituto, ni mucho menos. Hay muy buenos profesionales igual que hay otros que no, pero en todas las profesiones. El profesorado no debe ver a los orientadores como enemigos sino como compañeros con los que compartir y ayudarse."
Lluís Tomàs (profesor): "Los orientadores son muy necesarios. El profesorado "ordinario" desconoce las funciones de los orientadores. Y no, los y las orientadores y orientadoras no son el cáncer del sistema educativo, al contrario, son una pieza fundamental en la comprensión de los procesos cognitivos de las diferentes tipologías de alumnado que hoy en día se encuentran en las aulas, porque no debemos olvidar bajo ningún concepto que, a diferencia de lo que ocurría en épocas pretéritas, hoy en día prácticamente el 100% de la población en edad escolar se encuentra escolarizada y eso, siendo un gran avance para la sociedad, ha disparado el nivel de complejidad de las relaciones inter e intrapersonales que se encuentran en cualquier aula, por no hablar de los cambios que ha sufrido la sociedad en cuanto a comportamiento social, individualismo, consumismo, autocrítica, exigencia, etc. Y lo dejo aquí, pensando en qué tipo de orientación deberían exigir los/as docentes "ordinarios" para poder realizar con "aprovechamiento" la tarea que la Sociedad ha depositado en ellos/as, dado el cambio sustancial de condiciones en el "cuadro de operaciones" que es el Sistema Educativo. La respuesta es NO: el cáncer se autorreproduce y se extiende invadiéndolo todo. Y no pasa así (por desgracia) con los orientadores. Salud y ánimo! Que enseñar es la más grata de las profesiones cuando se consigue despertar la curiosidad en las mentes más adormecidas."
Alberto del Mazo: "En los centros educativos, como en cualquier otro lugar, hay sin duda buenos y malos profesionales. Pero "condenar" y convertir a todos los orientadores en chivos expiatorios de los múltiples problemas que se viven en educación es hacer una generalización peligrosa. Los orientadores tienen múltiples funciones que quizá no es sencillo entender desde fuera. Los orientadores aportan un valor añadido a la educación con su intervención en aspectos básicos con la atención a la diversidad. Mira a tu alrededor, en tu centro. Encontrarás buenos y malos profesionales, pero creo que te equivocas culpando a los orientadores de todos los males del sistema educativo."
Isabel Calvo Díaz: "Me he quedado sin palabras!!! Yo que he pasado por muchos centros tengo la percepción de que aquella época en que no nos valoraban y nos llamaban pakistaníes ya es pasado...qué comentario tan sorprendente!!"
José Marcos Resola: "Empezar descalificando a un compañero de profesión es un mal síntoma, valores democráticos como respeto, brillan por su ausencia. Ser competente socialmente no es sólo para el alumnado sino también para el profesorado. Atribuir la causa de un problema a una sola variable, es una visión simplista de las ciencias de la educación. Los Orientadores no legislan, al contrario, ayudan al desarrollo de la práctica docente. Que tu experiencia profesional haya sido negativa con los orientadores que has conocido, no es para realizar una generalización profesional, hay malos orientadores como directores que convierten su Instituto en un cortijo, por poner un ejemplo."
Mar Requena: "Daniel hace una fuerte crítica a un profesional del cual desconoce completamente sus funciones. Posiblemente, dolido por algún "encontronazo" mal resuelto con su compañer@ de la orientación, ha escrito esa fortísima crítica contra nuestras funciones y maneras de actuar. Está generalizando y desconoce nuestro trabajo: ¡tan digno, o más, que los que se dedican a impartir una disciplina determinada! No merece mayor explicación. Que entre en la piel de un orientador durante tan solo un día y que luego hable con conocimiento."
Sonia Ferro: "Me habían llamado muchas cosas profesionalmente...pero "cáncer" nunca, la verdad...Lo siento, pero no tengo tiempo ni energía de explicar pormenorizada y cordialmente nada a alguien que entra así en debate. ¡Saludos saludables!"


Respuesta de Daniel
...




OrienTapas utiliza Pictos de ARASAAC Creative Commons BY-NC-SA
Respuesta elaborada 
por el Equipo de "Tuitorientadores de Guardia" 
de Septiembre-Octubre 2013

Última actualización: 16/10/2013 - 15:15 h

Esperamos que en esta ocasión, el equipo sea mucho más amplio y contribuyan otros orientadores y orientadoras que citaremos en el texto. 

¡Gracias a todos y todas!





¿Tienes alguna duda o consulta relacionada con la orientación educativa?


¿Cómo contactar?



Las respuestas no son siempre sencillas ... pero te responderemos tan pronto como podamos ofrecerte ideas. Siempre recomendamos en cualquier caso que, si es posible, consultes también directamente a los profesionales de la orientación educativa de los centros, que son quienes pueden dar una respuesta más completa y adaptada a cada situación.

5 comentarios:

  1. Como siempre el problema son varios problemas a la vez.

    - Los orientadores son muy necesarios.
    - El profesorado "ordinario" desconoce las funciones de los orientadores.
    - El profesorado "ordinario", en su inmensa mayoría, sigue pensando que su función es la de rellenar con contenidos académicos la cabeza de "sus" alumnos y que la metodología a emplear es la que con ellos (el profesorado "ordinario") funcionó a la perfección, por tanto el problema es del/a alumno/a que no se "esfuerza" lo suficiente.
    - El profesorado "ordinario" cree que si el/la alumno/a no se esfuerza, es la familia quien debe coaccionar al/a alumno/a para que se esfuerce y "comporte"
    - El profesorado "ordinario" rara vez ha intentado ponerse en la piel de sus alumnos/as y decidir cuál seria su nivel de "esfuerzo" y "compromiso" si con las circunstancias personales (entorno familiar, afectivo, social, grupal, ...) y académicas (materias, trabajos, tiempos, mobiliario escolar, entorno, ...) sería capaz de cursar con "aprovechamiento" el total de las materias.
    - El profesorado "ordinario" debería preguntarse a sí mismo/a qué aporta de "útil" la materia que imparte al alumnado, porque a diferencia del alumnado de hace unas décadas, el alumnado de hoy en día es bastante más pragmático y cuando ve una utilidad (directa) en aquello que ha de trabajar se pone a ello con ansia y tesón.
    - El profesorado "ordinario" debería saber (puesto que estudió y aprendió con aprovechamiento) que su función incluye altas dosis de pedagogía ya que bajo todo el temario que "imparte" subyace lo que realmente "quedará" en el/a alumno/a, es decir las Competencias Básicas, que muy resumido viene a ser la habilidad para desenvolverse en entornos cambiantes y complejos al ser capaces de interpretar las situaciones, identificar las necesidades, encontrar las herramientas e información necesarias y dar una respuesta coherente y suficiente a aquello que se le ha planteado.

    Y no, los y las orientadores y orientadoras no son el cáncer del sistema educativo, al contrario, son una pieza fundamental en la comprensión de los procesos cognitivos de las diferentes tipologías de alumnado que hoy en día se encuentran en las aulas, porque no debemos olvidar bajo ningún concepto que, a diferencia de lo que ocurría en épocas pretéritas, hoy en día prácticamente el 100% de la población en edad escolar se encuentra escolarizada y eso, siendo un gran avance para la sociedad, ha disparado el nivel de complejidad de las relaciones inter e intrapersonales que se encuentran en cualquier aula, por no hablar de los cambios que ha sufrido la sociedad en cuanto a comportamiento social, individualismo, consumismo, autocrítica, exigencia, etc.

    Y lo dejo aquí, pensando en qué tipo de orientación deberían exigir los/as docentes "ordinarios" para poder realizar con "aprovechamiento" la tarea que la Sociedad ha depositado en ellos/as, dado el cambio sustancial de condiciones en el "cuadro de operaciones" que es el Sistema Educativo.

    Salud y ánimo! Que enseñar es la más grata de las profesiones cuando se consigue despertar la curiosidad en las mentes más adormecidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el tiempo que has dedicado a la respuesta, Lluís. Merece la pena releer cada línea de tus argumentos. Creo que muestras la complejidad de la labor de educar y la simplificación que supone considerar a los orientadores como el "chivo expiatorio" una vez más. Compartimos visión respecto a lo que significa educar.

      Eliminar
  2. En los centros educativos, como en cualquier otro lugar, hay sin duda buenos y malos profesionales. Pero "condenar" y convertir a todos los orientadores en chivos expiatorios de los múltiples problemas que se viven en educación es hacer una generalización peligrosa. Los orientadores tienen múltiples funciones que quizá no es sencillo entender desde fuera:

    - Los orientadores no están para etiquetar alumnos. El objetivo de la evaluación psicopedagógica es lograr una atención más personalizada y adaptada a las necesidades de cada alumno. Un buen/a orientador/a va más allá de las etiquetas y se preocupa por la atención a la diversidad del alumnado. Es cierto que, tristemente, sin "esas etiquetas", los alumnos no tienen acceso a recursos de apoyo como la intervención de profesionales de Pedagogía Terapéutica (P.T.) y Audición y Lenguaje (A.L.)

    - No son los orientadores los que aumentan el "papeleo", sino la administración. Muchos de esos papeles son necesarios: sin planificación la intervención educativa se diluye y se convierte en "buenas intenciones de pasillo". Muchos orientadores y orientadoras tienen la sensación contraria: casi nadie lee sus informes y orientaciones, que, pese al trabajo que llevan detrás, caen en saco roto.

    - Sin un plan de acción tutorial, la tutoría se convierte en algo hueco, sin objetivos ni contenidos. Tienes razón en que los planes de acción tutorial deben ser realistas y aplicables pero tal vez olvidas que los tutores también deberían contribuir en la realización de esos planes. Muchos orientadores se encuentran a veces con tutores que quieren "recetas" ya hechas, en lugar de participar activamente en la acción tutorial. En cualquier caso, si eres tutor, puedes adaptar esos planes a tu aula, los planes no son documentos inamovibles.

    - La labor de todos los educadores es "proteger" a los alumnos. La prevención y el desarrollo es un objetivo compartido y que no admite discusión. ¿Sobreproteger? Tendrías que explicar que entiendes por sobreprotección.

    - No, los docentes no tienen siempre la razón. Tampoco las familias. Ni los orientadores. Cada uno tiene sus razones, su forma de ver y hacer. Los orientadores intentan mediar en muchos conflictos para llegar a acuerdos y que todos podamos actuar en la misma línea.

    Los orientadores aportan un valor añadido a la educación con su intervención en aspectos básicos con la atención a la diversidad. Mira a tu alrededor, en tu centro. Encontrarás buenos y malos profesionales, pero creo que te equivocas culpando a los orientadores de todos los males del sistema educativo.

    ResponderEliminar
  3. Me habían llamado muchas cosas profesionalmente...pero "cáncer" nunca, la verdad...Lo siento, pero no tengo tiempo ni energía de explicar pormenorizada y cordialmente nada a alguien que entra así en debate. Saludos saludables! ;)

    ResponderEliminar
  4. Creo que la figura del orientador es importante a la vez que necesaria tanto, como agente encargado de evaluar qué está pasando para que un alumno no llegue a conseguir los objetivos previstos para su nivel y edad, como “asesor” para el resto de la comunidad educativa de cara a dar la mejor respuesta educativa para cada alumno (siempre y cuando el profesor/maestro de turno se deje aconsejar, tarea complicada en algunas ocasiones). Es más, considero que el trabajo de un orientador debería no sólo estar ligado a la burocracia, papeleo y evaluación del alumnado. Su trabajo debería ir más allá, encargándose de intervenir y hacer un seguimiento en aspectos en los que el alumno pueda necesitar ayuda y que si bien los maestros, profesores y maestros especialistas no pueden abarcar por no tener formación (al menos reglada) en este sentido o no es su función por el puesto que ocupan éstos en el centro.

    No soy partidaria de “etiquetar” a los alumnos, creo que lo importante es conocer las dificultades y encontrar la causa que las explique, y en consecuencia diseñar una estrategia de intervención, independientemente del nombre que reciba en ese momento el conjunto de los síntomas que presente el niño, si bien por mi experiencia creo que muchas veces el “problema” de las etiquetas se debe, por desgracia, a que para que un niño tenga acceso a determinados apoyos de forma gratuita (tanto dentro como fuera del centro) debe tener una etiqueta. Sin un diagnóstico, aunque tenga dificultades y éstas sean más que evidentes, las posibilidades de ser atendido se ven seriamente reducidas.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar