jueves, 29 de noviembre de 2012

Evaluación preventiva e intervención temprana en acoso y violencia escolar, un nuevo reto para los orientadores escolares

Es una suerte poder usar el "streaming" para seguir en directo una charla en un lugar apartado sin necesidad de estar en él. Acabo de "asistir" virtualmente a la primera ponencia de las XII Jornadas de Orientación de la Universidad Politécnica de Valencia: "Evaluación preventiva e intervención temprana en acoso y violencia escolar: un nuevo reto para los orientadores escolares", por Iñaki Pinuel, psicólogo e investigador.



Ya podéis ver el vídeo de todas las jornadas y esta breve entrevista a Iñaki Pinuel.



Aquí os dejo las beves notas que tomé sobre la marcha a la vez que veía la charla en internet. Como siempre digo, no se trata de notas al pie de la letra, sino de las ideas básicas transmitidas durante la charla:

Sobre la violencia escolar:
  • La violencia escolar muchas veces es una violencia invisible, psicólogica, que no deja rastros de sangre.
    • Se trata de violencias no contenidas ni sancionadas adecuadamente que se repiten y producen daños cronificados.
    • El antecedente de la violencia, siempre es otra violencia.
    • Nos encontramos con una creciente violencia verbal, que sufre también el profesorado.
  • El acoso escolar entre iguales no es un conflicto porque en los conflictos las dos partes tienen razones legitimables. En este tipo de violencia, una de las partes del supuesto conflicto está tratando de eliminar a la otra (proceso de victimización). Por eso, porque no se trata de un conflicto, no cabe la mediación para intentar buscar soluciones.

Sobre las víctimas:
  • En prácticamente todas las aulas, 2-3 alumnos sufren esta "violencia invisible".
  • Los niños no dicen a los padres que sufren acoso escolar porque tienen miedo a ser calificados de "chivatos". Piensan que los compañeros incrementarán la persecución porque no confían en las medidas que tomarían los centros.
  • No debemos caer en el error básico de atribución: justificar que hay en la víctima rasgos previos de personalidad para ser acosado. Cualquier niño o niña puede ser acosado si se dan determinadas circunstancias.
  • Los niños victimizados tienen más probabilidades de que les vuelvan a acosar, en un nuevo centro o incluso de adultos. El acoso escolar tiene como consecuencia cuadros de estrés postraumático que conllevan una resistencia psicológica alterada o deteriorada del niño acosado. Por eso es más probable la revictimización.

Sobre los acosadores:
  • Hay una tendencia en niños que agreden, a repetir esa conducta, porque no tiene consecuencias, porque sienten que hay impunidad. Se produce un aprendizaje tóxico: los acosadores piensan que "no pasa nada" y por eso vuelven a acosar.
  • Es difícil que un niño que agrede reconozca que lo hace. Por eso es difícil identificar al agresor preguntándoles: es más recomendable escuchar a la víctima.
    • Los acosadores cuentan con el silencio de los "testigos mudos".
    • Muchas veces las familias justifican y defienden la conducta de sus hijos acosadores porque los estudios nos dicen que la mayoría de acosadores provienen de entornos en los que hay violencia (física o psicológica) o bien son niños desatendidos por sus familias.
  • Educar en la impunidad es permitir que se desarrollen futuras conductas psicopáticas por la falta de empatía.

Sobre la evaluación preventiva:
  • En la mayoría de centros escolares no se valoran o no se miden las tasas de violencia escolar.
  • Medir el acoso escolar PREVENTIVAMENTE es evaluar la violencia psicológica ¿cómo? Preguntando por esas conductas.
    • Existen pruebas estandarizadas y de rápida aplicación y corrección como el A.V.E. o el T.E.B.A.E.
    • Aquello que no se mide, no se puede gestionar ni controlar … es algo básico en cualquier intervención.
    • La tasa de violencia escolar hay que medirla correctamente.
  • Tenemos que atrevernos a darnos la mala noticia de que se dan casos en mi centro e identificar a los niños que sufren violencia escolar.
  • Los niños victimizados sistemáticamente dicen la verdad cuando se les pregunta.

Sobre la responsabilidad en la intervención temprana por parte de los orientadores y educadores:
  • Tendemos a pensar que porque miremos a otro lado, el problema no existe ("política del avestruz")
    • Quienes miran a otro lado ante los casos denunciados de acoso escolar en sus centros son imputables por negligencia imprudente.
    • En casos de acoso escolar son penalmente imputables por tener posición jurídica de garantes: Directores, orientadores, tutores, profesores. Por eso hay demandas judiciales, por no prevenir ni actuar.
  • Tendemos a pensar nocivamente que no se puede hacer nada contra estos casos. La resignación hace que aumente el acoso y violencia escolar.
    • Aquellos que debemos ser parte de la solución, terminamos siendo parte del problema y contribuyendo a la revictimización.
    • Los niños esperan de nosotros que midamos, que evaluemos y que intervengamos tempranamente.
  • Debemos preguntarnos si los programas para prevenir el acoso y la violencia escolar, los programas de convivencia, tienen una incidencia real en la tasa medida de acoso. Pero para ello, hay que evaluar y medir preventivamente.
    • Que las pruebas nos muestren buenos índices o tasas de convivencia en el aula no implica que no haya acoso escolar. De hecho, muchas veces la mayoría del grupo señala un chivo expiatorio común para establecer la convivencia grupal sobre la espalda del que es distinto, del que es más débil, del último en llegar, ...
  • Algo fundamental son las medidas sancionadoras, monitorizar y sancionar a los acosadores. La prevención debe incluir siempre medidas sancionadoras. 
    • La sanción tiene que ser contingente a las conductas. Se sancionan las conductas, no las personas, estableciendo grados de gravedad y agravantes cuando se repite la conducta. 
Quiero agradecer las notas tomadas en Twitter por Mónica Fuster (@monicafuster) y otros tuits anteriores del propio Iñaki Pinuel (@InakiPinuel). Unas y otras me han servido de referencia para esta entrada. Por si os interesa, hace unos días publiqué una entrada sobre el caso de Mónica, mencionado también por Iñaki durante su ponencia. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada